Supervivientes (2011)

En la escasez juegan a la dicotomía la dificultad y la fortaleza. El instinto de supervivencia salva al ser humano de condiciones adversas y las deja atrás. Alrededor de cinco millones de españoles se han asfixiado a la espera de oportunidades laborales o por su pérdida después de una vida. Hombres y mujeres ven amarillear sus títulos en cajones y enrudecer sus manos en un universo voraz sin perspectivas. Porque la vulnerabilidad ha despertado a la dignidad y de ella se alimentan los supervivientes.